El aumento en la explantación de implantes mamarios entre mujeres mayores de 50 años

Ya en 2018, fuimos testigos de un claro aumento en el uso de implantes mamarios para procedimientos de aumento cosmético realizados por cirujanos plásticos.

Pero, últimamente, se ha producido un cambio notable en esta tendencia. El número de procedimientos de extracción de implantes ha aumentado constantemente, mientras que las cirugías de implantes han experimentado un descenso.

Este cambio en la elección de los pacientes plantea una pregunta médica pertinente: ¿Por qué las mujeres, especialmente las que están en plena menopausia, optan por la extracción de implantes mamarios en el panorama médico actual?

Profundicemos en los diversos factores que impulsan esta tendencia en evolución.

¿Está de moda la extracción de implantes entre las mujeres de más de 50 años?

Según la investigación de The Aesthetic Society, el panorama de los procedimientos de aumento mamario ha evolucionado notablemente en los últimos años.

Sus datos para 2024 ponen de relieve un cambio convincente: «ha habido una disminución en el número de cirugías de aumento de senos (14,9%) y un aumento sustancial en la cirugía de explantación (34,4%), que implica la extracción de implantes». Esta tendencia no deja de cobrar fuerza.

Si bien los procedimientos de aumento de senos siguen siendo populares, Surgery Times ha informado de «un aumento significativo del 47% en la frecuencia de las extracciones de implantes mamarios desde 2021.» Además, hay un creciente interés en el injerto de grasa para el aumento de senos, que se ha convertido en una opción atractiva para las mujeres que buscan alternativas no invasivas. Este panorama cambiante refleja la evolución de las preferencias y opciones en el campo del aumento mamario.

Entonces, ¿qué motiva a las mujeres a decidir quitarse los implantes?

Las 10 razones principales para la extracción de implantes mamarios

implante

No existe una causa común que impulse el aumento de la retirada de implantes mamarios. Las personas pueden decidir quitarse los implantes por motivos médicos o por un conjunto de razones relacionadas con la presencia física.

Ponerse o no ponerse implantes mamarios es una decisión muy personal. Estas son algunas de las principales razones dadas por las pacientes, junto con las estadísticas recientes sobre por qué las mujeres están optando por la explantación de mama.

Tendencias de belleza respaldadas por famosos: Debido a que tantas famosas han compartido sus historias personales, ha aumentado el interés del público por la decisión de quitarse los implantes.

Muchas expresaron su alivio y su deseo de volver a su estado anterior.

En busca de una estética diferente: La impresión que las mujeres tienen de su cuerpo puede cambiar a medida que se acercan a la menopausia. Algunas pacientes deciden que prefieren quitarse los implantes por razones estéticas.

Preocupación por el ajuste de la ropa: Encontrar ropa que le quede bien puede ser difícil si tiene implantes mamarios, sobre todo porque las tendencias de la moda varían con el tiempo. Además, a medida que el cuerpo envejece y la forma de la mujer cambia, es posible que ciertos materiales no se adapten al cuerpo de la misma manera.

Condición física y ejercicio: Unos pechos más grandes y pesados debido a los implantes pueden dificultar la práctica de deportes, carreras o levantamiento de pesas. La eliminación de los implantes puede mejorar la comodidad y la facilidad de movimiento, fomentando un estilo de vida más activo.

Cambios en los senos: Los senos cambian de forma natural con el tiempo debido a factores como el embarazo, la lactancia y el envejecimiento.

Los cambios de la menopausia, incluida la reducción de la elasticidad de la piel y la pérdida de volumen mamario, pueden provocar la caída de los senos, y esta caída también puede afectar a la forma en que los implantes mamarios se asientan dentro de la bolsa mamaria. Los cambios en el tejido mamario y en el tamaño natural del pecho pueden hacer que los implantes se noten más o cambiar su aspecto en proporción con el resto del pecho.

Alivio de molestias físicas: El tamaño y el peso de los implantes pueden causar problemas de postura, dolor de hombros y cuello y otras molestias. Algunas mujeres de más de 50 años optan por quitarse los implantes para lograr una mayor comodidad y deshacerse de estos problemas físicos

Control de las complicaciones asociadas a los implantes: Una mujer puede decidir someterse a la extracción de un implante en respuesta a complicaciones como contractura capsular, ondulación notable o rotura del implante.

Durante la intervención se retira el implante y muchas mujeres renuncian a sustituirlo, ya que las complicaciones anteriores pueden deberse a una enfermedad del implante mamario y al rechazo del implante por parte del organismo.

Aumento de la precisión de los cribados: Algunas mujeres deciden quitarse los implantes porque les preocupa cómo pueden afectar a los cribados mamográficos. En consecuencia, las pruebas de detección del cáncer de mama serán más precisas.

Aumento de los síntomas de la enfermedad del implante mamario (EIM): Las mujeres que experimentan síntomas suelen encontrar alivio tras la extracción de los implantes, lo que las motiva a buscar terapia aunque no se disponga de un diagnóstico formal.

Minimización del riesgo de cáncer: En raras ocasiones, el linfoma anaplásico de células grandes asociado a implantes mamarios (BIA-ALCL) se ha relacionado con determinados tipos de implantes. Debido a este posible riesgo, algunas mujeres mayores de 50 años optan por extirparse los implantes para dar prioridad a su salud y bienestar mental.

El proceso de extracción de implantes

Los implantes pueden extraerse de forma segura mediante procedimientos quirúrgicos, aunque el resultado óptimo depende de la técnica elegida. Los cirujanos que extraen tanto el implante como la cápsula que lo rodea suelen obtener los mejores resultados.

Este enfoque integral elimina la posibilidad de inflamación asociada al tejido cicatricial y permite una restauración mamaria más estética con la utilización de tejido mamario natural.

El futuro de los implantes

Si está satisfecha con el aspecto de sus implantes y no experimenta ningún problema, no hay necesidad inmediata de retirarlos.

La extracción de un implante mamario es una decisión muy personal que debe considerar detenidamente después de hablar con su médico. Es alentador saber que, si opta por la extracción en el futuro, se unirá a un grupo cada vez mayor de mujeres que valoran la comodidad y la belleza de aumentar el tamaño de sus senos de forma natural.

Navegar por el camino de la extracción de implantes

Garantizar un tratamiento seguro y eficaz es crucial a la hora de plantearse la extracción de implantes mamarios, sobre todo a medida que las mujeres envejecen.

Los cirujanos con más éxito son los que pueden extraer el implante junto con la cápsula que lo rodea. La extracción completa de la cápsula reduce eficazmente los síntomas asociados al eliminar cualquier posible irritación asociada al tejido cicatricial.

Cuando se retira la cápsula, lo único que queda es el tejido mamario normal. Esto ayuda al médico a restaurar un montículo mamario visualmente atractivo, al tiempo que agiliza el procedimiento quirúrgico.

Cuando lo realiza un cirujano plástico certificado, este enfoque integral se ha relacionado con los mejores índices de satisfacción.

En mi consulta, introduzco una técnica especializada conocida como BRALAN, abreviatura de aumento anatómico por reconstrucción mamaria. BRALAN implica la extracción meticulosa tanto del implante como de toda la cápsula. Tras la extirpación, la mama se reconstruye inmediatamente, lo que da como resultado un aspecto bello y natural sin necesidad de más implantes.

La decisión de retirar los implantes

No existe una necesidad imperiosa de someterse a una extracción de implantes si sigue estando satisfecha con su aspecto y no presenta ningún problema asociado.

Muchas mujeres de más de 50 años conservan sus implantes durante muchos años sin problemas Aunque no existe una vida útil determinada para los implantes mamarios, normalmente hay que sustituirlos al cabo de 10 a 15 años.

La decisión de retirar los implantes es extremadamente personal y debe tomarse junto con su médico, al igual que la decisión inicial de someterse a un aumento mamario.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *